web analytics

¿Cómo saber si soy un Principiante en Yoga?

Posted by on Ene 26, 2013 in Practicar yoga, Yoga para principiantes | 2 comments

¿Cómo saber si soy un Principiante en Yoga?

Principiante en Yoga

Principiante en yoga, yoga para principiantes, metood iyengar, yoga a tu medida

Principiante en yoga

A menudo suele confundirse el tener elasticidad u otras facilidades a la hora de ejecutar un asana con ser  un practicante avanzado o experto en Yoga.  Incluso suele reconocerse como tal a todo aquel que lleve un cierto número de años practicando.

En realidad, como ya he comentado en otros artículos, Yoga tiene mucho más que ver con lacualidad del ejercicio que con la cantidad de esfuerzo o extensión que en él se logre. Por supuesto que la fuerza y la elasticidad son ingredientes necesarios, pero no suficientes para lograr aquello para lo que el Yoga ha sido desarrollado.

La estructura del ser humano, según “los Yogasutras”, obra básica del Yoga, se compone de varias  “envolturas” o capas, que el Yogui debe ir integrando poco a poco en su práctica cotidiana.

Principiante en Yoga

La más externa de ellas se corresponde con el cuerpo osteomuscular y la piel. La segunda con el cuerpo orgánico, fisiológico, que incluye el sistema endocrino y nervioso con todos sus diversos circuitos. La tercera está relacionada con la mente. Aunque la mente tiene muchos aspectos que la relacionan con las capas 4 y 5 también, intentaré centrarme solo en su parte más externa para no hacer de este artículo algo muy extenso.

Como ya habrán descubierto, las cualidades de fuerza y elasticidad mencionadas al principio pertenecen a la más externa de las capas, cuya actualización es propia de la práctica de un principiante en yoga, en sus asanas.  Mientras el ejercicio se realice a través de la alineación externa y geométrica y el sistema sensitivo y motor sea la única parte del sistema nervioso que se perciba, será una práctica inicial.

Más allá de esto, la conciencia comenzará a penetrar de la primera a la segunda capa y a integrarla en su ejercicio.  La percepción continua de los pulmones y la potenciación y ajuste de las funciones vitales son características clave de este proceso.

Aquí debo señalar que si bien siempre recibimos beneficio fisiológico y mental del Yoga, cuando la práctica es consciente en el cuerpo orgánico, estos beneficios son mucho mayores.  En este momento del camino es cuando el ejercicio de pranayama (control y percepción de la energía a través de la respiración) debe comenzar a incluirse cotidianamente.  Así definiríamos a un practicante de yoga de nivel intermedio.

No es hasta que las dos capas externas estén alineadas y equilibradas, funcionando como una bajo la presencia de la mente, que la práctica de yoga evoluciona hacia un estado más avanzado. El estado energético se intensificará y se estabilizará.

Principiante en Yoga

Entonces, la inestabilidad que la mente por naturaleza tiene comienza a disminuir muy lentamente.  Los saltos que al ejecutar un asana se suelen dar de un punto a otro del cuerpo, dejan de darse. Comenzamos a percibir las fluctuaciones antes de que ocurran.

Aquí hay otro punto de inflexión en el camino del Yoga. Aquí la práctica de Dhárana y Dhyana (concentración y meditación) deben incluirse en el día a día.

Cuando la práctica contiene asana, pranayama y dhyana con plena conciencia e integración de nuestro cuerpo desde la piel hasta la última fibra nerviosa…  Cuando hay presencia plena de la mente y resultados importantes en nuestro carácter y en nuestra calidad de vida, podemos decir entonces que somos practicantes consumados de Yoga.  ¿Y tú en que etapa estás?

La energía con la que se comenzó a practicar en el estadío anterior,  se ha intensificado y estabilizado en todo el sistema corporal. Esto es, que el cuerpo osteomuscular no tiene contracturas ni flacideces, que ninguna función vital está deprimida o exaltada,  que el sistema nervioso equilibra perfectamente su tensión e intensidad de flujo en cada parte controlando y relacionando junto al circulatorio todo el organismo.

Verán, al principio del segundo capítulo de “los Yogasutras”, libro básico de la filosofía y la práctica de esta milenaria disciplina, el sabio Patánjali define los elementos que una acción u ejercicio de Yoga deben tener. Estos son: Voluntad  disciplinada, capacidad de estudio profundo y entrega de la individualidad o ego a la universalidad o como podría traducirse, la ruptura de los límites individuales de la conciencia.

Esto exige por parte del yogui una presencia continua  y escrutadora de su mente. Una gimnasia paralela del cuerpo, el aparato sensitivo  y motor y el reflexivo con todo su poder de síntesis e integración.

Pero lo que es más alucinante, Patánjali nos señala que al poner todo este aparato en funcionamiento, su afinación y puesta en equilibrio va generando una propiedad emergente. Esto es un nuevo funcionamiento de la conciencia que trasciende los límites individuales corrientes.

Si te ha servido o gustado este contenido te agradeceremos lo compartas.

2 Comments

  1. estoy por cumplir 59 años de edad y en un tiempo lei un poco sobre el yoga, hoy estoy con sobre peso,tengo los prejuicios de los años y me gustaria cambiar de actutud sobre el mismo pìenso que la practica del yoga me puede ayudar.

    • clasesyoga

      Hola Jaime, que gusto saber de tu deseo por empezar a practicar yoga. Todo empieza por ahí, con el DESEO de hacer algo; la actitud es muy importante, pero sobretodo ser regular y constante es lo que en verdad dará resultado. Mantener la mente enfocada en algo es uno de los trabajos más difíciles del hombre, pero no imposible y el deseo de hacerlo lo hace muy posible de lograrlo, ánimo.

      Puedes ir viendo los vídeos gratuitos para empezar.

      Namasté

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *